insólita respuesta

En medio del violento asalto en Albardón, la víctima habló con los ladrones: ¿qué se dijeron?

El relato de esta señora de 74 años, que es sorda, es aberrante. A su pareja y a otro casero (que vive en otra casa) los ataron con cables y los encerraron en el baño. Ella presenció todo. Es la segunda vez que pasan por esta situación, en la primera (hace unos meses) dispararon contra su casa.
miércoles, 15 de julio de 2020 · 13:44

Una terrible pesadilla vivió Antonia Vega (74) -que sufre de sordera hace 5 años-, su marido Américo Aballay (56) y otro hombre, este martes por la noche en la finca “Las Viñas” donde son caseros, en La Cañada, Albardón. Los tres fueron sorprendidos por cuatro delincuentes muy violentos y armados. A los dos hombres lo ataron y encerraron en un baño. La señora, se quedó sola y tuvo que ver cuando estos sujetos le revisaron hasta el último cajón de su casa para robarle todo lo de valor.

Antonia habla con normalidad a pesar de que sufre de sordera. Con el pasar de los años fue perdiendo su audición y hace aproximadamente 5 años no escuchó más. En este contexto explicó que estos ladrones tuvieron hasta la desvergonzada libertad de responderle un consejo que ella les hizo: “No hagan esto, vayan a laburar. ‘No hay trabajo’ me dijeron. Cómo que no hay, porque no salen a buscar por eso no tienen”, dijo apenada y con lágrimas Antonia Vega a Tiempo de San Juan.

A la señora le llevaron todo lo de valor, unos $30.000 que tenía ahorrados, un televisor, una pava eléctrica, ropa, cosas de la heladera, entre otras cosas. “Todavía no sé bien que se llevaron, me dejaron todo tirado”. Antonia de algo está segura que son los mismos que le robaron hace unos meses: “Son los mismos, en esa ocasión dispararon contra mi casa y me llevaron los 65.000 pesos que mi marido tenía ahorrados para irnos de acá”.

Antonia y Américo viven hace 30 años en este lugar y han pasado por muchos robos menores. Le han llevado cabritos, chanchos, pollos, herramientas pero ninguno con violencia. “Son personas que saben cómo robar animales”, expresó.

El robo de anoche fue el más peligroso. Los delincuentes primero agarraron a Américo y otro joven (que es otro casero y que vive en otra casa), los ataron a los dos con alambres y los llevaron amenazados a la casa (donde estaba Antonia) con armas en su cabeza. Encerraron a los hombres en el baño y empezaron a sacar todo lo de valor. Cuando terminaron, escaparon a pie y no los vieron más.

Antonia señalando los cajones que los ladrones le revisaban.

“Se me subió la azúcar a 180, todavía tirito por lo que me pasó. Ahora qué voy a hacer… me llevaron toda la platita que tenía para irme de este lugar y comprarme un lote, estoy cansada”, finalizó apenada la señora de la casa.

 

Comentarios

Otras Noticias