Justicia local

Castigaron a los detenidos en la riña de gallos en Caucete: ¿cuál fue la sentencia?

Fueron cuatro los detenidos: Miguel Antonio Villanueva (51), Edgardo Fabián Iriarte (41), Juan Ramón Julio (41) y Lorenzo Domingo Godoy (71).
martes, 14 de julio de 2020 · 22:29

Durante la mañana de este martes, los fueros de Flagrancia castigaron a los cuatro detenidos por la riña de gallos en Caucete, desbaratada el domingo último. Los detenidos fueron identificados como Miguel Antonio Villanueva, de 51 años, Edgardo Fabián Iriarte, de 41, Juan Ramón Julio, de 41, y Lorenzo Domingo Godoy, de 71.

Tal como afirmaron desde Flagrancia, a los hombres les suspendieron el juicio a prueba por un años. Es decir, no serán juzgados pero deberán comportarse correctamente durante ese lapso de tiempo. Sí les impusieron una reparación simbólica de $4.000 para merenderos y tareas comunitarias por tres meses.

El caso

Gracias a denuncias, el domingo pasado la Policía descubrió un lugar infernal que funcionaba en Caucete: un reñidero de gallos muy equipado en el que los apostadores no sólo asistían a una actividad ilegal y violenta, sino que también se encontraban rompiendo la cuarentena. 

En un megaoperativo, descubrieron un galpón totalmente equipado en el que funcionaba el espacio clandestino y donde justo se encontraban realizando peleas. Al llegar al lugar sólo pudieron apresar a cinco personas que no alcanzaron a escapar, pero esperan que haya más detenciones pronto porque muchos de los que estaban se escaparon por los campos de la finca pero dejaron sus vehículos. 

El reñidero no era un espacio improvisado, sino que contaba con infraestructura para las peleas de gallos y hasta gradas con asientos. En el lugar encontraron pizarras donde estaban asentadas las apuestas que se realizaban, tenían espacio destinado para los animales y también funcionaba como venta de bebidas alcohólicas. También hallaron dinero, aunque no detallaron la cantidad. 

En cuanto a los animales, pudieron dar con algunos de los gallos que utilizaban para pelea y varios de los mismos se encontraban en muy mal estado. Es que las peleas de gallo se consideran una forma de maltrato animal ya que suelen terminar con algunos de las aves muy heridas e incluso muertas. Es por esto que la actividad está prohibida desde hace años, aunque muchos siguen realizándolo en la clandestinidad.

Comentarios

Otras Noticias