Investigación judicial

Conocé a los Traico, la familia gitana acusada de estafar a abuelos sanjuaninos con el “cuento del tío”

El juez del Quinto Juzgado de Instrucción procesó dos hombres y a su madre por engañar a una anciana, a la que le quitaron 115.000 pesos y 12.000 dólares.
lunes, 1 de junio de 2020 · 23:38

Tan inseparable es la familia, que hasta cometían supuestas estafas juntos. Así de singular es la vida de dos gitanos mendocinos y su madre que son acusados de engañar ancianos sanjuaninos con el “cuento del tío” para apoderarse de sus ahorros. En una de las maniobras llegaron a sacar 115.000 pesos y 12.000 dólares a una abuela de Concepción y por ese hecho, justamente, ahora fueron procesados por el juez Benedicto Correa.

Ellos son Marisa Griselda Caldera, de 46 años, y sus hijos Gustavo Lucas, de 26, y Héctor Fernando Traico Caldero, de 23, todos de la ciudad mendocina de Guaymallén, informaron fuentes judiciales. Ellos cayeron presos en abril de 2018 después de una investigación de los policías de la Dirección de Coordinación Judicial, bajo directivas del juez Benedicto Correa, en el marco de la causa por estafa que sufrió una jubilada de 85 años de apellido López, el 9 de marzo de 2018. Los Traico luego recuperaron la libertad.

Aquel día, la anciana recibió el llamado telefónico de una mujer que dijo ser su hija, que la envolvió con el verso que estaba en el ANSES, que le acababan de informar que venía una devaluación y tenía invertir todo sus ahorros. Con esa mentira, la convenció para que reuniera su dinero y lo entregara a una persona que iba a mandar. Minutos después un sujeto en un auto Ford Ka llegó hasta el edificio donde reside la abuela, en calle Mendoza, Concepción, y recibió de la propia mano de la mujer mayor una bolsa con 115.000 pesos y 12.000 dólares.

La abuela descubrió la estafa al rato, cuando su hija la llamó. El caso fue investigado en la Brigada de Investigaciones de la Central, por directivas del Quinto Juzgado de Instrucción. Fueron importantes dos testigos, que vieron el Ford Ka y al sujeto que bajó a buscar el dinero. A través de las cámaras de seguridad de las adyacencias, se obtuvieron imágenes del embaucador y la patente del coche. A su vez, el rastreo de las llamadas telefónicas detectó que las comunicaciones partieron de números de celulares con características de Mendoza y uno de los aparatos era un Alcatel.

Los investigadores finalmente establecieron que el sujeto que buscó el dinero era Héctor Fernando Traico y que el Ford Ka estaba en poder de Gustavo Lucas. Cuando allanaron su casa en Guaymallén, descubrieron que la madre tenía un celular Alcatel. Eso cerró el círculo. En teoría, Marisa Griselda Caldera era la que llamaba para hacer “el cuento del tío” y sus hijos Gustavo y Héctor Traico se encargaban de buscar el dinero de las víctimas. No se comprobó que la mujer haya estado en San Juan el día de la maniobra, pero está constatado que el auto anduvo por Concepción.

Los hermanos Traico y su madre en cierta forma reconocieron la autoría en el caso de López. Es más, devolvieron a la mujer la misma cantidad de dinero como forma de reparación y buscando que el juzgado diera por extinguida la acción penal. El juez Benedicto Correa lo rechazó y los procesó por el delito de estafa en estos últimos días, aunque sin prisión preventiva. También les fijó un embargo de 300.000 pesos.

El magistrado. El juez Benedicto Correa es el que procesó a la mujer y sus hijos.

 El magistrado entendió que, aparentemente, ese día y el anterior los gitanos llamaron a muchas personas mayores buscando potenciales víctimas. Por otro lado, fuentes policiales señalaron que los Traico tienen causas penales abiertas en Catamarca y Mendoza por estafas reiteradas, además estarían siendo investigados por evasión fiscal y enriquecimiento ilícito. Sucede que cuando allanaron su domicilio, se dieron con muchas joyas de oro, una importante de suma de dinero y casi una decena de autos, algunos de alta gama. No pudieron justificar esos bienes, dado que Marisa Caldera es ama de casa y sus hijos dicen que son comerciantes con ingresos mensuales de 30.000 pesos. Otros dos Traico, que serían hermanos, también estuvieron presos en San Juan por otras estafas.

 

Comentarios